Miguel Parra Urrutia
Miguel Parra Urrutia 

LOUIS EDEN PROJET

 

Arte y circulación planetaria.

 

Partir, seguir las huellas de los pastores, es experimentar un genero de panteísmo extremadamente pagano. La elección del planeta entero como espacio de trayectoria, es otra forma de condenar lo que encierra y esclaviza: el trabajo, la familia y la patria, al menos desde una perspectiva en la cual uno se libera de los lazos mas visibles. Antisocial; indisociable, entero, irrecuperable, el hombre entregado al nomadismo ignora la crono-biología, y funciona dependiendo del sol o las estrellas. Se instruye de las constelaciones... con su ojo de animal escruta su camino, y así puede distinguir el alba, las auroras, las tempestades, los crepúsculos, los eclipses, los cometas. El sabe leer la materia en las nubes y descifrar sus propias promesas, conoce las habitudes de las nubes y el capricho a-temporal gobierna sus proyectos y su existencia.”

 

Michel Onfray

Théorie Du voyage

 

Uno de los mayores riesgos en la formulación estética del llamado arte global , ha sido el punto de vista desde el cual se genera una obra (con pretensiones de critica cultural) y como esta “intercepta” los diversos condicionamientos de los espacios expositivos. Dado el contexto mundial como territorio de elaboración discursivo, se puede tender a borrar toda referencia a lo local y obviando las particularidades identitarias propias a la diversidad geográfica e histórica de los pueblos. En ello se han generado muchas obras, que por su propia levedad, terminan hermanándose con lo que se supone, ellas mismas critican. Sin duda, esto ha sido posible por la falta de rigor en el pensamiento critico, y el deseo de los propios artistas de querer integrarse en los circuitos tradicionales de difusión artística. En oposición a la confusión que estas premisas pueden provocar (no solo en los productores culturales, si no que en el publico en general) la filosofa francesa Dominique Baqué, expresa que con la desaparición de las neo vanguardias, el vasto campo del arte contemporáneo, no ha hecho mas que acrecentar la alienación, ignorando los procesos históricos y la ausencia de discursos que permitan un reconocimiento real de la “grandeza” de la las relaciones so sociales y como el arte reflexiona sobre ellas.

Las utopias y las aspiraciones revolucionarias, han sido remplazadas por micro-ideologías cotidianas ( como ejemplo se puede mencionar a las mitologías personales, que ponen en escena la auto ficción, dentro del campo referencial de los artistas ) o las estrategias de asombro ( que hacen uso y abuso del simulacro). Así toda oposición critica directa de la realidad termina por basarse en la ilusión marginal del artista como mensajero de un discurso salvador, redentor e iluminado. Este pasaje de lo macro político a lo micro político, no es mas que una regresión programada desde las esferas de control y de comercialización del arte.

En contrapartida, a esta uniformizada forma de concebir la producción cultural, la estética relacional, permite refundar el llamado arte político. Este ultimo tiene como vocación , el trabajo colectivo, y permite una re-lectura del rol del “artista” y del status de la obra de arte. El cambio se opera desde los fundamentos y los métodos de trabajo. Un arte global, un arte que circula, no tendría porque ser solidario de la mundializacion económica o financiera. Mas bien, debería, estar al centro de una visión lucida de la realidad, haciendo uso de los nuevos medios tecnológicos, del desplazamiento no solo físico, si no que estético. Los artistas globales deberían permitirse ser generadores de cambios (nuevamente) y no ser solamente testigos , en la construcción de un avenir menos dramático.

La actualidad, la visión del futuro no es obligatoriamente, lo que pretenden mostrar algunos artistas. Estos, por afanes comerciales ( o en su efecto , el deseo de celebridad instantánea) hacen uso de la especulación, del horror, del escándalo banal y de una imagen desvirtuada de la realidad, queriendo así, reeditar los parámetros teológicos, propugnados por las religiones y su iconografia mortuoria. Con ello los artistas que se inscriben en un discurso contemporáneo no han hecho mas que aumentar en la población, la angustia frente a un futuro incierto.

El viaje como metáfora, es sin duda otra forma de abordar la resistencia frente a la univocidad en los discursos visuales . El hecho de desplazarse, y de desplazar las técnicas, puede permitir una nueva forma de concebir el proceso creativo. Si a ello, se incorpora el anhelo de trabajar con colectivos humanos diversos, en diversos territorios geográficos, la obra lógicamente, dejara de ser un “producto” reducido a las formas , reducida a las experiencias de una persona, y porque no decirlo a la manifestación de sus propias neurosis.

 

Yo me he propuesto un método de trabajo, que incorpore todas estas teorías, dadas mis propias condiciones sociales, y de mi propio deambular, que se vincula, con mi partida de chile y mi posterior residencia en el continente europeo. Me siento solidario de la propuesta estética, que busca re-posicionar la existencia al centro de toda creación artística, quizás un poco ajeno al contexto de una parte del arte contemporáneo francés, hoy en día producido, y que obedece a postulados que nada tienen que ver con los procesos sociales. Sin embargo, revindico, mi status de de productor visual, heredero de una doble cultura. Por un lado, yo llegue a este país, con una obra ya constituida. ¿Que hacer entonces cuando por los vaivenes de la vida uno se ve obligado a dejar su país de origen?... por otra parte mis experiencias laborales en Francia , y mi contacto cotidiano con gente de diversos origines, han permitido que se me facilite la concepción de una estética global en acorde con mis propias motivaciones creativas.

 

 

Louis Eden

 

El año 2005, comencé la elaboración de una serie de dibujos, que posteriormente, servirían, como “storyboard” para la serie de videos, que son la parte central de mi proyecto llamado “louis eden projet”. Este proyecto es definido, como un « work in progreso » y esta relacionado con la idea de obra híbrida, en construcción permanente, en devenir. Este trabajo video ( 35 desde el año 2006 hasta el día de hoy) se vuelve dinámico por los conceptos de « no localización/ circulación planetaria » y actúa sobre la dialéctica « perturbación de la identidad / identidad múltiple » y se cristaliza así, en el personaje central de los videos y que lleva el mismo nombre del proyecto: Louis eden. Este humano va vestido de un overol blanco bordado con elementos gráficos negros, provenientes de diversas culturas clásicas. El personaje lleva en su cabeza, un casco, especie de protección, y que nos recuerda el “aparato” con el cual se busca proteger a los perros de sus propios instintos.

Su nombre, la declinación de su identidad se divide en dos partes: por un lado se llama Louis, que es el nombre con el cual se bautizaba en épocas remotas a los reyes en Francia y en segundo lugar, se llama Eden, que es el nombre con el cual las distintas religiones monoteístas han designado la idea de paraíso terrenal... No es un azar , si este mismo tipo de nombre compuesto, fuese utilizado en Europa para nombrar a los hombres que fueron parte de los llamados zoológicos humanos...Espectáculos grotescos , en los cuales se exhibía a enjaulados habitantes de territorios lejanos y exóticos; en decorados de cartón, obligando-les a escenificar situaciones supuestamente tradicionales... esto en plena época de las llamadas vanguardias artísticas, entre las dos grandes guerras mundiales, y como una forma de mostrar la supremacía económica, antro-procentrista del viejo continente, siendo esto ultimo, una muestra fehaciente del colonialismo global ya existente en la época... hay documentos que dicen que existió un indígena de la Patagonia que fue traído a un zoológico humano existente en Inglaterra, y al cual un miembro de la realeza, habría bautizado con el nombre de Louis Eden...

El personaje creado, es el resultado de varios paradigmas culturales, y es por definición propia: mitad héroe - mitad humano; payaso contemporáneo; obrero universal; personalidad relevante del barrio; personaje de ciencia ficción; sin domicilio fijo; viajero sin equipaje... poco o nada se sabe de su entorno social o familiar. Sus desplazamientos se realizan de forma extraordinaria a través de espacios algunos habilitados para el turismo de masa y otros espacios que son la parte oculta de la sociedad de consumo. Lugares de destierro, zonas de transito, no lugares, espacios intermedios... el atraviesa los continentes, como único ser errabundeando por zonas devastadas, que sin embargo, son centros neuralgicos en donde se desarrollan todo tipo de actividades humanas.

 

Louis Eden personaje heroico , va y viene entre los continentes, visita el olivo, mas viejo del mundo, atraviesa océanos, se da al placer del silencio en los grandes espacios, evoluciona en arquitecturas míticas... La utopia, la realidad del desplazamiento funciona en su vida como un arquetipo del viajero típico del siglo XXI.

 

Este personaje es un avatar, dentro, de lo que yo considero, los espacios simbólicos de representación del poder. En nuestra época marcada por la hyper-comunicación, sus desplazamientos, vienen a configurar una cartografía mestiza, exenta de los prejuicios propios ligados al turismo y la circulación planetaria... su actualidad, nada tiene que ver con los hechos televisados o con los grandes sujetos tratados de forma superficial por los medios. Mas bien, el transita por un presente paralelo.

 

En su circular, va al encuentro de situaciones ordinarias, aquello que la historia jamas contara... porque no tiene fronteras, no tiene patria a pesar de que algunos videos aparece portando una bandera, como un emblema de su propia república.

 

Sin duda, toda esta nomenclatura estilistica, junto al proceso de creación de la “obra”, han sido condicionados por mi propia experiencia de expatriado. La elaboración de un discurso ”artístico” sobre la circulación planetaria, ha motivado en gran parte mi trabajo desde que empece a trabajar fuera de Chile. Esto ultimo, tiene una importancia real en mi producción visual y se ha traducido en un serie de interrogantes, que de una forma u otra, han determinado la reflexión general de mi trabajo en las artes visuales:

 

a-¿como constituir un léxico visual propio cuando se ha dejado un contexto particular?

b-¿como determinar los sujetos de trabajo, cuando el nomadismo se ha convertido en una forma de vida?

c-¿ la validación de un discurso visual universalista, puede ser comprendido en su génesis, cuando se ha borrado de forma arbitraria, todo referente domestico u anecdotico?

 

Todas estas interrogantes, fundamentan este trabajo multimedia.

 

Aparte de los videos, existen varios productos alrededor del personaje: entrevistas ; una serie de collages digitales, un libro de relatos; una instalación; un video-realidad realizado por mi hija, que muestra el momento en que me hice tatuar sobre la espalda el signo que el propio Louis Eden lleva en la parte posterior del traje; un video-performance realizado por un ser querido, que puso en escena su propia visión del personaje; un disco de música electrónica... desde sus inicios este proyecto ha sido enriquecido por los aportes de muchas personas provenientes de varias culturas, las cuales han colaborado en la concreción de ideas a veces dispersas, a veces contradictorias.

Sin embargo he guardado como premisa, la elaboración de una reflexión, constituida por un “cahier de charges” o protocolo de trabajo, lo que me ha permitido circunscribir las referencias visuales y los métodos de producción de la obra, evitando, así, desnaturalizar la identidad del proyecto:

 

a- En todos los países y las ciudades en las cuales hemos realizado los videos, se ha trabajado con equipos locales. Los lugares de filmación, han sido elegidos, por su particularidad, o por haber sido los escenarios de algún cambio social, o por su importancia en el contexto local.

 

b- las personas que han revestido el traje (que es en si mismo la identidad viajera del personaje llamado “louis eden”) han sido invitadas a dar vida al personaje de forma libre, respetando la morfologia y la kinetica de cada cual, siguiendo solo algunas consignas técnicas propias al rodaje de los films.

 

c- El personaje en la mayoría de los videos, aparecerá transitando y en los momentos en los cuales se detiene, esta de todas formas viajando.

 

d- Yo mismo, no encarnare nunca el personaje. ( lo que viene a clarificar mi relación con el arte de la performance, el cual no he vuelto a practicar desde el año 1988)

 

e- El tiempo, es un elemento dentro del correlato. Aunque no hay en los videos una dramaturgia cronológica, el personaje, a veces es joven otras es un adulto, otras un hombre mayor , otras un niño, otras una mujer, otras un hombre... con ello se insiste en la identidad genérica y multiple.

 

f- El traje es y sera por siempre el mismo.

 

g- Aunque me embarque en otros proyectos “Louis Eden” me acompañara hasta el momento de mi propia desaparición... esto es un homenaje a la gran obra de Roman Opalka ; artista que trabajó durante las ultimas tres décadas de su existencia en una obra con la cual quería plasmar; el paso irremediable del tiempo sobre la obra y sobre el mismo.

 

h- El personaje deberá seguir circulando, junto con las propias bandas videos.

 

 

En mis propios desplazamientos me he dejado sorprender, por la capacidad que tienen los colectivos humanos a generar sus propios discurso críticos, y de que forma estos pueden ser representativos de

las inquietudes sociales, los determinismos y las problemáticas que les conciernen directamente. Es mi deseo concebir una obra global, que pueda ser comprendida, desde su simplicidad por todas las personas que un día podrán verla. En ello , he buscado representar temáticas transversales y que se refieren a las dudas existenciales; los desplazamientos humanos masivos; la critica contra la xenofobia; la alteridad como soporte filosófico y el deambular como una forma de exorcizar el futuro. El no futuro.

La condición humana debería provocar en los hombres el deseo, la energía necesaria para emprender un andar, sin limites. Este deambular simbólico por los territorios de la verdad (donde no existen mapas, donde no existen cartografiás, donde no existe nada mas que el silencio) se aparenta al llamado “viaje interior” y es un proceso próximo de la practica disciplinaria de la meditación activa. Lejos de todo lugar común, la posición espacial, la falta de biografiá, la apariencia de Louis Eden, es una metáfora del estado del mundo: su carga es ligera, pero lleva en sus espaldas todo el peso de la cultura, las culturas.

Miguel Parra Urrutia

artista plástico

Paris, Francia, abril 2012

Bibliográfia:

Michel Onfray, “Theorie du voyage “ Poétique de la géographie. Le livre de poche. 2007.

Dominique Baqué, “Pour un nouvel art politique” del art contemporain au documentaire, Flammarion, 2006.

Peter Sloterdijk, “Régles pour le parc humain”, mille et une nuit, 1999.

Tesis de doctorado en artes de Elisa Rivera. “El cuarto paisaje y los espacios intermedios”

( En face de preparación) Universidad polivalente de valencia, España.

 

 



Version imprimable Version imprimable | Plan du site
© Miguel Parra Urrutia